• Natalia Romo Balandín

Tips para comunicarte con una persona sorda.

La primera persona a la que asesoré en este tema fue mi madre. Yo todavía no había empezado el CFGS en Interpretación de Lengua de Signos, estaba haciendo un curso de comunicación de nivel inicial, en el que nos enseñaban, además de lengua de signos (LS), aspectos de la psicosociología de la Comunidad Sorda.


Mi madre me comentaba que coincidía con una persona sorda en la parada del bus al volver a casa y, a fuerza de verse, a veces conversaban. Bueno, mejor dicho, hablaba la otra persona, ella asentía con mucho apuro por la barrera que les impedía comunicarse, porque no sabía como hacer para expresarse correctamente para que la entendiera, lo que la hacía sentir insegura, temía poder llegar a ofenderle.


Hay varios motivos por los que una persona o grupo de personas pueden dudar o hasta rechazar comunicarse con una persona sorda:

  • Inseguridad sobre la propia capacidad de hacerse entender y/o sobre la propia capacidad para entender lo que se les está diciendo.

  • Percepción de la persona sorda como lingüísticamente inferior.

  • Comodidad. Tener que “hacerse cargo” para que la persona sorda entienda lo que ocurre, conlleva repetir o resumir lo que se dice en el grupo, o tener que adaptar lo que se diría de “manera natural”, sin esfuerzo, de manera verbal. No todos los sordos leen los labios, no toda la información es accesible a través de la lectura labial, y en una conversación en grupo es muy difícil el seguimiento de lo que dicen varias personas (puedes ver mitos sobre la Comunidad Sorda en el siguiente post que publicaré).

Para poder tener una conversación con una persona sorda cuando no sabes LS o no cuentas con la presencia de un intérprete de LS (ILS) o para integrarla en una conversación en grupo, puedes seguir las siguientes recomendaciones:


Lo primero es establecer el contacto visual para comenzar la conversación. Si está cerca de ti, toca su brazo u hombro. Si estáis sentados juntos, puedes tocar su pierna. Nunca se debe dar en la espalda o la cabeza. Si el contacto no es posible porque se encuentra a cierta distancia, mueve la mano en su campo visual (tienen gran campo visual) o da golpes en la mesa o en el suelo con el pie para que sienta las vibraciones. Si está lejos para notar las vibraciones, puedes apagar y encender la luz (si está en tu mano).


Durante la conversación:

  • Mantener el contacto visual. Los oyentes estamos acostumbrados a conversar mientras hacemos otra cosa, sin mirarnos, pero es necesario que la persona con la que nos comunicamos nos vea de frente y también nosotros ver sus reacciones, si está a gusto, si disfruta de la conversación, etc., y para saber si nos entiende o no.



  • Vocalizar claro a velocidad media. Por eso la necesidad de estar de frente, manteniendo el contacto visual y comprobar que nos sigue. La lectura labial no es 100% eficaz, se pierde información debido a que hay sonidos del habla que se vocalizan de manera parecida, y puede ser que digamos alguna palabra que la persona que esta “leyendo” no conozca. Por ello, no hablaremos muy deprisa ni muy despacio, vocalizando claro, pero sin exagerar, para que nuestra expresión acompañe al mensaje y no distorsione la pronunciación.


  • No es necesario gritar. La persona no nos va a oír, y además, se distorsiona la la expresión y vocalización, por lo que dificulta la recepción del mensaje.


  • Procurar estar en un lugar con buena visibilidad, no taparse la boca o girar la cabeza, para que la lectura labial sea continua, ya que conlleva un esfuerzo considerable, si se encuentra con que hay palabras o frases a las que no puede acceder, el esfuerzo es mayor.


  • Apoyar la lectura labial con mimo, gestos, expresión facial y escritura. Como no es 100% eficaz, y las personas sordas reciben la información de manera viso-gestual, lo ideal es utilizar las manos para “representar” lo que hablamos, eso sí, discretamente, aunque habrá casos en los que podamos escribir o dibujar aquello que queremos explicar. En este sentido, tiene que ver que no todas las personas sordas son iguales. Hablaré más de este tema en otro post.


  • Si la conversación es grupal, lo ideal es estar en círculo, en un lugar bien iluminado, y guardar los turnos para que la persona pueda seguir lo que dice cada participante en todo momento. Aunque por experiencia, normalmente, en los grupos se van formando grupos más pequeños, y la persona sorda habla con una o dos personas.


Espero que estas recomendaciones os sirvan de ayuda para comunicaros con personas sordas, compañeros de trabajo, clientes, pacientes, alumnos. Lo más importante de todo es que si dos personas se quieren comunicar, se puede conseguir, y voy a aprovechar este texto, si has llegado hasta aquí, para recomendarte que des el paso y aprendas LS. ¡OJO! ¡Es adictivo! Si empiezas, no podrás parar... El contacto con la Comunidad Sorda es muy gratificante, y te enganchará.

3 vistas
  • Instagram
  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2014 by PSIGE. Proudly created with Wix.com