La infancia y la adolescencia son etapas que a nivel psicológico son de gran importancia, ya que en ellas se producen grandes  cambios que van a determinar el adulto que más tarde seremos.

Prestamos gran atención al mundo infantil, ya que es la edad más vulnerable. Al contrario de lo que se pueda pensar, los niños sufren, se deprimen, tienen ansiedad, etc, pero para ellos es muy difícil indicar que tienen un problema, no saben explicar qué les está pasando, o ni siquiera saben que les ocurre algo. No pueden ni saben pedir ayuda al adulto. La mayoría de las veces se trata de comportamientos normales para la edad, que pueden ser fácilmente reconducidos con unas pautas adecuadas, otras veces, sin embargo, se trata de comportamientos no adecuados o dificultades más serias.

Con respecto a la adolescencia, es una etapa donde se inicia la ruptura con la infancia y se va entrando en la edad adulta. Se producen grandes cambios, tanto físicos como mentales, lo que les crea grandes conflictos. Es una edad a la que hay que prestar gran atención ya que el adolescente se encuentra desbordado y confuso entre lo que es, lo que quiere ser y lo que se espera de él. Suele por ello sentirse incomprendido por los adultos más cercanos y se acerca más a su grupo de iguales que está experimentando los mismos cambios. Todos los cambios que se producen en esta etapa pueden ser vividos sin conflictos serios, pero también el adolescente puede experimentar grandes dificultades, que pueden acarrearle problemas tanto a él como a su entorno.

Consideramos que el adolescente requiere de un acercamiento especial basado en la confianza, el respeto y el afecto. El que se sientan comprendidos, apoyados y ayudados les supone un gran alivio y ayuda a mejorar el cambio.

El papel de la familia es fundamental para que la ayuda funcione.

Los padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, pero hay veces en las que no sabemos como enfrentarnos a ciertas situaciones. El acudir con nuestros hijos al psicólogo es dificil, pero es importante saber que cuanto antes se intervenga en los problemas, más facil y rápido será superarlos y menos dificultades tendrán en el futuro

Podemos preguntarnos: ¿Cuándo acudir con mi hijo al psicólogo? La respuesta es sencilla, siempre que exista un problema que afecte al niño o joven en todas las áreas de su vida como son la personal, escolar y familiar.

En lineas generales pondriamos a modo de ejemplo  que debemos llevar a nuestro hijo a consulta psicológica cuando:

- Lo indique su médico.

- Nos lo recomienden en el centro escolar

- Detectamos cambios en su comportamiento o en el estado de ánimo

- Sufre miedos o ansiedad

- Sufre dificultades de concentración, con o sin hiperactividad

- Presenta problemas de relación con otros niños o adultos

- No sabe respetar los limites y normas

- Existen problemas de aprendizaje

- Presenta dificultades en su lenguaje, tanto oral como escrito

- Presenta alteraciones de la conducta alimentaria

 

La empatía, el cariño, la comprensión no debe faltar nunca en una terapia con niños y adolescentes y sobre todo recuerden una 

cosa : ¡ No olvidar nunca al niño que llevamos dentro!

Etapa Preescolar

 

Los problemas más comunes son los relacionados con los miedos, ansiedad, problemas de conducta, como rabietas y desobediencia, control de esfínteres, etc.

Primera Infancia

 

En este tramo de edad principalmente atendemos problemas relacionados con alimentación, ritmo de sueño, cuidado físico y afectivo, trastornos psicomotores.

Etapa Escolar

 

Además de los problemas de conducta, en esta etapa encontramos también trastornos de ansiedad, atención, hiperactividad, trastornos de aprendizaje, etc.

Adolescencia

 

Las dificultades más comunes en esta edad son problemas relacionados con la imagen, dificultades sociales, rendimiento académico, ansiedad, conductas antisociales, falta de orientación profesional, depresión y otros trastornos.

 

 

 

 

.​

Otros Trastornos

 

En todas las etapas:

Trastornos de la Comunicación y Lenguaje. Realizamos evaluación, diagnóstico y tratamiento de dislalia, retraso simple del lenguaje, mutismo selectivo, etc.

Dislexia, disgrafia, discalculia.

Acoso escolar.

Habilidades Sociales

Altas capacidades

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus
  • W-Pinterest

© 2014 by PSIGE. Proudly created with Wix.com