Procesamiento del duelo: 9 puntos de ayuda.

Actualizado: nov 27





  • ¿Has perdido recientemente a un ser querido?

  • ¿Estás en un vórtice de emociones intensas y negativas?

  • y te preguntas si y cómo vas a salir de este período doloroso?


Entonces sigue leyendo. En el artículo de hoy hablaré sobre el proceso de duelo y trataré de ayudarte a lidiar con este doloroso acontecimiento. Sólo puedo imaginar cómo te sientes ahora: Hacer frente a la pérdida de alguien que amas es uno de los mayores desafíos de la vida. A menudo el dolor es abrumador y puede hacerte experimentar toda la gama de emociones negativas: desde el shock hasta la incredulidad, la culpa, la ira y la tristeza más profunda. Te puede poner frente a tu propio miedo a la muerte. También puede afectar a tu salud física, causando problemas de sueño, comer o una sensación de fatiga crónica. Es por eso que hoy voy a empezar a hablar contigo primero sobre cómo sucede este proceso, refiriéndome al modelo de 5 pasos de Kobler-Ross,que se puede utilizar para entender lo que estás sintiendo y por qué, y luego a poder distinguir entre el llamado duelo"agudo"y el"complicado". Por último, voy a describir los mejores métodos para hacer frente a esta difícil fase. Siéntete libre de ir directamente a leer esta parte si sientes la necesidad. Espero que pueda ayudarte sinceramente. ¿Estás listo? Empecemos..




PROCESAMIENTO DE DUELO: ¿QUÉ ES Y QUÉ SIGNIFICA?

El término"duelo"se refiere al período de tiempo después de la pérdida de un ser querido y todos los sentimientos de dolor asociados con él. Por supuesto, hay diferentes maneras de lidiar con él, tantas como personas en este planeta. Es una experiencia muy individual: no hay una manera correcta o incorrecta de vivir un duelo. Tu reacción a la pérdida depende de muchos factores, incluyendo tu personalidad, tus experiencias de vida y el tipo de relación que tuviste con esta persona. Lo que necesitas saber en primer lugar es que este proceso necesita tiempo. No se puede acelerar y no hay período de tiempo estipulado. Sea cual sea tu experiencia, es importante ser paciente contigo mismo en este momento y no juzgarte o atacarte a tí mismo por cómo te sientes. No te avergüences de tus sentimientos. Son humanos.


No hagas caso a los falsos mitos:

- Mito: El dolor desaparecerá rápidamente si lo ignoras.

- Mito: es importante ser fuerte frente a la pérdida. - Mito: si no puedes llorar significa que no te importa lo suficiente. - Mito: seguir adelante significa olvidar tu pérdida. LAS 5 ETAPAS DE LUTO

En primer lugar, quiero señalar que este modelo proviene de la Teoría de K.K. Ross (1990-2002), que trata de explicar el luto a través de 5 etapas. Estos pasos indican respuestas a las emociones que sientes. Pueden durar minutos u horas y pasar de uno a otro: no son lineales. Pero recuerda: Muchas personas no siguen estos 5 pasos. El dolor de la pérdida puede ser intenso, desordenado y confuso. Esta es sólo una de las posibles teorías. No te preocupes si tus reacciones no encajan en estas etapas. Vamos a verlas:

1. Negación: nos ayuda a sobrevivir a la pérdida. En esta etapa, el mundo pierde su significado y se vuelve insostenible. La vida no parece tener más sentido. Nos sentimos entumecidos. Nos preguntamos cómo podemos avanzar, si podemos avanzar, por qué debemos seguir adelante.


2. Ira: Es un paso necesario en el proceso de curación. Por lo general, sabemos más sobre supresión de la ira que de cómo sentirla. Sin embargo, si estamos dispuestos a probarlo, podemos acceder a un nivel más profundo de conciencia. La ira es otra indicación de la intensidad de tus sentimientos y tu amor por esta persona. Cuanto más te permitas probarlo, más comenzará a disiparse. Bajo la ira está el dolor, tu dolor.

3. Negociación: Nos gustaría que la vida volviera a lo que era antes, y haríamos todo lo posible para recuperar a esa persona. Pensamos en lo que podríamos haber hecho para evitar esta pérdida: diagnosticar la enfermedad primero, detener el accidente, etc. Llenamos nuestros días de"si sólo yo tuviera..."y en esta etapa sentimos un fuerte sentimiento de culpa.


4. Depresión: Surgen sentimientos de vacío y el dolor entra en nuestras vidas a un nivel más profundo de lo que jamás imaginamos. Esta etapa depresiva parece durar para siempre, pero no es absolutamente un signo de enfermedad mental. Por el contrario, es una reacción apropiada a una pérdida tan grande. Y debe ser completamente vivido para llegar a la curación.


5. Aceptación: A menudo se confunde con estar"Bien"con lo que pasó. No es así. La mayoría de la gente nunca se siente bien por perder a un ser querido. Esta fase es el momento en que llegamos a aceptar la realidad: nuestro ser querido ha desaparecido físicamente y no volverá. Aprendes a vivir con esta conciencia.




En este punto, es posible que haya surgido una pregunta: ¿Cuánto dura el luto y cuánto tiempo es demasiado largo para llorar? No hay tiempo "correcto" para llorar. Este proceso depende de múltiples factores como tu personalidad, tu edad, tus valores y tu red social y de apoyo. Cada luto es diferente y trae consigo experiencias muy profundas. Con el tiempo la tristeza disminuye y puedes volver lentamente a tu vida diaria. ¿CUÁNDO SE VUELVE PATÓLOGICO EL DUELO? Aunque el duelo es un proceso que se manifiesta de maneras muy diferentes, a menudo se pueden encontrar síntomas comunes. La manifestación de estos síntomas en este período no indica, como ya he señalado, una patología psicológica. Para entender si sus síntomas son excesivos, necesitas hacer una distinción entre:

  • Duelo agudo.

  • Duelo integrado.

  • Duelo complicado.

Vamos a verlos uno por uno:

Duelo agudo Es el escenario justo después de la pérdida del ser querido. Puede durar unos meses y se caracteriza por síntomas como:

  • Sentimientos de shock y aturdimiento

  • Tristeza intensa

  • Miedo al futuro

  • Ansiedad en diferentes formas

  • Pérdida de apetito

  • Inquietud

  • Pensamientos repetitivos

  • Pérdida del deseo sexual

  • Culpa

  • Poca concentración

  • Ira

A menudo, junto con estos síntomas principalmente emocionales, también pueden ocurrir síntomas físicos, entre ellos:

  • Sensación de fatiga

  • Náuseas

  • Debilidad del sistema inmunitario

  • Pérdida o ganancia de peso

  • Dolores y diversas somatizaciones

  • Insomnio y trastornos del sueño

Estos síntomas también pueden ser muy intensos, pero por lo general tienden a resolverse naturalmente, a lo largo de unos meses (pero, como ya he señalado, este período puede ser aún más largo y no siempre hay etapas de luto tan definidas) la tristeza comienza a perder su intensidad y los otros síntomas se vuelven menos frecuentes.

Duelo integrado Cuando la fase intensa del duelo agudo disminuye, comienza la fase de duelo integrado. Durante este tiempo la persona reanuda sus actividades diarias y el dolor disminuye lentamente. Esto no significa que el dolor sea menor o que el dolor esté desapareciendo por completo: significa que la pérdida del ser querido comienza a integrarse en la vida. Comenzamos a encontrar una manera de mantenernos conectados en el contexto de una nueva realidad. Durante esta fase es posible volver a experimentar las emociones y el sufrimiento del duelo agudo (por ejemplo, durante aniversarios o acontecimientos significativos). Esto también es parte del proceso y es perfectamente normal. Para muchas personas, el duelo integrado se convierte en una etapa permanente, normal y saludable. El dolor de la desaparición siempre permanecerá, pero ya no será debilitante. Se trata de dar sentido a la pérdida y a aceptar la realidad.

Duelo patológico Si el dolor de la pérdida es tan constante e intenso que impide que reanudes tu vida, puedes sufrir de una afección conocida como duelo complicado o patológico. Es como quedarse atascado en el duelo, lo que puede conducir a un estado depresivo crónico. Los síntomas incluyen:

  • Pensamientos o imágenes intrusivas del difunto.

  • Negación del evento o incredulidad prolongada.

  • Incapacidad para llevar a cabo tus actividades diarias.

  • Imaginar que el ser querido sigue vivo.

  • Buscarle en lugares familiares.

  • Evitar cualquier cosa que recuerde a tu ser querido.

  • Atacarse o culparse continuamente por la pérdida (emocional y/o físicamente).

  • Ira extrema o amargor prolongado en el tiempo.

  • Sentir que la vida está vacía o sin sentido.

  • Pensamientos suicidas.

Especialmente si la pérdida fue repentina, violenta o extremadamente perturbadora, el duelo complicado puede manifestarse como un verdadero trauma psicológico.

Si te encuentras experimentando los síntomas del duelo complicado, pídele ayuda a un profesional de salud mental. Tu vida es importante. Si no se trata, esta forma de duelo puede conducir a una mayor depresión, causar problemas de salud graves o incluso conducir al suicidio.


NUEVE ORIENTACIONES DE AYUDA 1) Vive como te sientes Reconoce tu dolor. Puedes tratar de aliviarlo buscando distracciones, pero no puedes evitarlo para siempre. Para sanar debes reconocer tu sufrimiento y vivirlo a fondo con tus tiempos. No huyas de emociones dolorosas, están ahí para recordarte lo mucho que te importaba esa persona.

2) Expresa cómo te sientes Tu proceso de curación es único. Nadie puede decirte cuál es la mejor manera de lidiar con este momento difícil. Si lo deseas, llora, escribe o piensa en todos los recuerdos que tienes con tu ser querido. También puedes expresar lo que sientes a las personas que te rodean, para que puedas compartir tu dolor con aquellos que te aman.

3) Continúa teniendo una relación con tu ser querido Incluso después de la muerte es posible seguir teniendo vínculos con los que ya no están aquí: ir a visitarlos, los rituales, los recuerdos, los pensamientos relacionados con los diversos momentos de la vida. Uno de los mayores lazos que se puede mantener es tratando de vivir la vida de una manera que haría que tu ser querido se sintiera orgulloso.

4) Trata de mantener o reanudar tus aficiones e intereses. Puedes encontrar consuelo en tu rutina y en volver a participar en actividades que te trajeron alegría y serenidad. Puedes hacerlo lentamente y con tiempo, no tienes que correr. Trata de dedicar un espacio y tiempo durante todo el día para estar solo en un lugar tranquilo y pensar en las cosas que puedes hacer para cuidar de tí mismo.

5) No dejes que nadie te juzgue por cómo te sientes (y evita hacerlo tú mismo) Tu dolor es tuyo y nadie más puede decirte cuándo es el momento adecuado para seguir adelante. Permítete sentir tus emociones sin juzgarte a ti mismo : está bien estar enojado, está bien no querer hablar, está bien llorar o no llorar. Incluso si otros no serán capaces de entenderte completamente y pueden hacerte sentir juzgado, este es tu dolor y puedes permitirte vivirlo como quieras (evitando lastimarte a ti mismo o a los demás, obviamente). 6) Estar preparado para experimentar dolor en algunos momentos "especiales" Aniversarios, fiestas, viendo objetos o lugares específicos que pueden despertar recuerdos y sentimientos. Prepárate para revivir el sufrimiento en esos momentos, esto es perfectamente normal. En tiempos de reunión, puedes compartir tu dolor con otros familiares o amigos y crear recuerdos compartidos donde puedas honrar a aquellos que ya no están allí.

7) Evita el uso de remedios para sofocar el dolor Cuando vives un duelo experimentas emociones extremadamente intensas y difíciles. Esto puede llevar a buscar todas las maneras de sofocar el dolor: alcohol, drogas y cualquier cosa que conduce a alterar el estado de la conciencia puede parecer un buen remedio a corto plazo. Pero ese no es el caso. De hecho, te hará sentir peor una vez que la sensación se desvanezca. Trata de evitar este camino en todos los sentidos.

8) Cuidar de tu salud física El cuerpo y la mente están estrechamente conectados. Cuando te sientas saludable serás más capaz de cuidarte incluso a nivel emocional. Ya he señalado en otros artículos como el ejercicio es un excelente remedio para los síntomas depresivos y ansiosos.

9) Si sientes que no puedes hacerlo solo, habla con un profesional de salud mental. La psicoterapia puede ser una herramienta valiosa en un período tan difícil como la pérdida de un ser querido. Con la ayuda del terapeuta puedes permitirte vivir todas las emociones intensas que siguen al evento, reconstruir nuevos patrones y hábitos y volver a la vida redescubriendo una nueva relación con aquellos que ya no están allí. CONCLUSIÓN Hemos llegado al final de este artículo. Espero que te haya dado herramientas adicionales para entender cómo te sientes y para pasar por este momento doloroso. Pero si te das cuenta de que no puedes hacerlo solo y te has encontrado en algunos síntomas de "duelo patológico" entonces trata de pensar en pedir ayuda. No hay nada malo y puede marcar la diferencia. Si me necesitas para una situación específica puedes enviarme un correo electrónico, a www.psigecv@gmail.com y trataré de responderte lo antes posible.



ALGUNAS REFERENCIAS http://www.stateofmind.it/2016/11/lutto-reazioni-trattamento/ https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/grief-and-loss-a-guide-to-preparing-for-and-mourning-the-death-of-a-loved-one – Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). Bowlby, J. (1973): Adjunto y pérdida. Vol. 2: Separación, Libros Básicos, Nueva York. Tr. It.: Ataque y Pérdida.: Vol. 2: Separación de la madre. Bollati Boringhieri, Turín 2000. – K. Ross, E. (1990). Muerte y muerte. Padua: Citadel Publisher. – K.K. Ross, E. (2002). Muerte y vida después de la muerte. Roma: Ediciones Mediterráneas. – Neimeyer, R.A. (2000). Buscando el significado del significado: Terapia del duelo y el proceso de reconstrucción. Estudios de Muerte, 24, 541-558. Rubin, Simon. (1999). Teoría psicodinámica con los afligidos: Escucha de conflictos, relaciones y transferencia. Omega-journal of Death and Dying, 39, 83-98.

48 vistas
  • Instagram
  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2014 by PSIGE. Proudly created with Wix.com