No digas "SI" cuando quieres decir ¡NO!



Ser capaz de decir que no, corresponde a entender que los demás pueden reconocernos por lo que somos aunque no estemos de acuerdo con ellos. Decir que no, resalta nuestras necesidades y hace que el otro entienda que somos personas diferentes con sus propias necesidades que considerar y respetar.

¿Cuántos de vosotros quieren luchar para decir NO?.

¿Cómo es posible que una palabra pueda crear tantos problemas para pronunciarla?

Sin embargo, decir no crea muchos problemas, sobre todo porque pone en juego una serie de emociones negativas, difíciles de tolerar.

Responder con un sí a todo, incluso cuando piensas exactamente lo contrario de lo que estás diciendo, esconde claramente la necesidad de querer ser complaciente con el otro, porque temes que algo malo pueda suceder, algo difícil de manejar.

En detalle, decimos que sí porque, generalmente, tenemos miedo de no gustar al otro y en consecuencia el otro podría tener un mal juicio de nuestra persona, o por miedo al conflicto y las consecuencias que podría traer en el futuro, o, de nuevo, miedo a poder perder una oportunidad importante y que nunca podrá repetirse.

Ser capaz de decir que no, en cambio, corresponde a entender que los demás

pueden reconocernos por lo que somos, incluso si no estamos de acuerdo con ellos.


Decir que no, resalta nuestras necesidades y hace que el otro entienda que somos

personas diferentes con sus propias necesidades que considerar y respetar.





La investigación muestra que es más fácil responder a una solicitud con un porque decir no te hace sentir incómodo y saca a relucir emociones negativas, como la culpa, la vergüenza, el miedo. Esto es especialmente cierto cuando las personas se encuentran tomando una decisión vis a vis.

En el caso remoto de que respondieras con un no, parece que es más probable que digas que sí a las solicitudes posteriores. El sentimiento de culpa que proviene de haber dicho no determina la necesidad de remediar el daño causado para recuperarse del supuesto mal hecho, sin crear más inconvenientes. La gente incluso acepta aceptar demandas inmorales en algunas ocasiones, en lugar de arriesgarse a la vergüenza de decir que no.


Desde un punto de vista neurocientífico parece que nuestros cerebros tienen una mayor

reacción a lo negativo que a lo positivo, tanto que la información negativa produce una

activación cerebral más amplia y una actividad eléctrica más rápida de la corteza, en

comparación con la respuesta positiva.

Parece que los recuerdos negativos son más fuertes que los positivos, porque un recuerdo de algo negativo nos da memoria de lo que ha sido y nos permite evitar esa cosa en el futuro, por lo que tiene una función adaptativa y de aprendizaje.

En un estudio publicado en la revista Personality and Social Psychology Bulletin, Bohns y su equipo pidieron a un grupo de estudiantes universitarios que arruinaran un libro de la biblioteca garabateándolo. La mitad de ellos accedió a desfigurar el libro. Según Bohns, este comportamiento está determinado por sentirse parte de un grupo social. Por lo tanto, decir que no te haría sentir en peligro de expulsión del mismo y, en consecuencia, pondría en peligro las relaciones sociales.


A menudo, que te digan un no te deja atónito, porque en el imaginario colectivo esta

palabra adquiere una connotación negativa de rechazo cada vez que se usa. Pero las

consecuencias de decir no a menudo son sobreestimadas por nosotros mismos, ya que

no necesariamente conducen a las consecuencias catastróficas imaginadas.

Por supuesto, no todos tienen problemas para decir que no. Parece que algunos tienen más dificultades que otros, depende del carácter que tengas. Bohns dice que no encontró diferencias de género en su investigación, a diferencia de algunos expertos que argumentan que las mujeres pueden tener más dificultades para decir que no que los hombres, ya que a menudo están condicionadas a preocuparse demasiado por las necesidades de los demás hasta el punto de disipar las suyas.

Todas estas personas con el tiempo, y a su propio costo, aprenden a apreciar la importancia de decir no, porque aprenden que al hacerlo protegen su individualidad y sus propias necesidades, de lo contrario tienden a satisfacer solo los intereses de los demás y no los suyos.


En definitiva, decir no significa no responder y no adaptarse a las presiones cognitivas

y sociales dictadas por terceros y esto sirve para proteger los propios valores.




Pero, entonces, ¿ cuál es la mejor manera de actuar ? Aquí hay algunas sugerencias:

1. Se simple y directo al dar una respuesta:

Gracias, pero no puedo.

2. Justifica la respuesta haciendo referencia a circunstancias externas:

No, gracias. Tengo otro compromiso.

Lo siento, pero le prometí a mi hijo pasar tiempo con él.

3. Sé convincente, pero educado:

Prefiero negarme, lo siento;

No, gracias.

En esencia, debes:

1. Entrenarte en tratar de decir que no para no quedarte sin palabras en caso de que surja esta eventualidad.

2. Construye oraciones ya hechas como: "Lo pensaré" para usarlas si es necesario.

3. Posponer una respuesta aumenta la posibilidad de decir que no.

4. Suavizar el tono de voz para asegurarse de que el no dicho no ofenda demasiado a las personas.


Importante:

Habla contigo mismo. Cambia ese diálogo interior lleno de pensamientos negativos que


te bloquean e inhiben en las relaciones sociales.


Cuando estés a punto de decir SÍ y realmente quieras decir NO, repítete a ti mismo:


MIS OPINIONES EXPRESAN MIS NECESIDADES. Si decides aceptar las elecciones de los


demás sin tener en cuenta tus propias necesidades, solo estás satisfaciendo las


necesidades de los otros. Al evitar expresar tu opinión, incluso si crees que estás


evitando la responsabilidad, en realidad estás asumiendo la carga de lo que esta


posición pasiva implicará en tu vida. Ser condescendiente, a pesar de tener un punto


de vista diferente, te protege de las consecuencias inmediatas en las relaciones con los


demás, pero genera una acumulación de frustración a largo plazo.


CUANDO DIGO "SÍ" Y PIENSO "NO" ME HAGO MAL. Decir SÍ cuando, en realidad, te gustaría


decir NO puede generar emociones negativas de Ira hacia uno mismo. Puedes sentirte


atrapado en situaciones incómodas porque estás actuando de una manera que


contradice tus creencias y perspectivas.


EL JUICIO DEL OTRO ES SÓLO UNA OPINIÓN. Lo que otros piensan de ti es un punto de


vista. A menudo, los juicios están dirigidos a la persona, más que al comportamiento,


esto sucede cuando, por ejemplo, decimos "Eres agresivo", Eres molesto "," Eres


irritante ", en lugar de" Tienes un comportamiento agresivo "," Tienes un


comportamiento molesto "," Tienes un comportamiento irritante ". Esto conduce a un


ataque a la autoestima, especialmente en la persona más vulnerable que se valora


poco a sí misma. Todos debemos aprender a criticar de manera constructiva, de modo


que la crítica represente una oportunidad para crecer y mejorar. Desafortunadamente,


como no podemos esperar modificar al otro, la única posibilidad que tenemos es


intervenir sobre nosotros mismos. Cuando te encuentras, por ejemplo, interactuando


con un presuntuoso y pagado de si mismo, da un paso atrás para mantener una cierta


distancia física que te permita distanciarte también mentalmente. Escúchale en


silencio, con aire interesado, mírale a los ojos y, sin intervenir, déjale terminar de


hablar (de lo contrario alimentarás más su emocionalidad y presunción). Tu silencio


no estará a tono con su comportamiento y , al notar esta diferencia, tenderá a bajar


el tono y adoptar una actitud más similar a la tuya. ¡Mantener la calma es bueno para


la salud! Tu silencio no estará a tono con su comportamiento y ella, al notar esta


diferencia, tenderá a bajar el tono y adoptar una actitud más similar a la tuya.


LA RESPONSABILIDAD DE CÓMO ME TRATAN LOS DEMÁS ES MÍA. Tú eres quien da


la oportunidad a los demás de tratarte bien o mal: cuando no dices lo que piensas y


cuando dejas que lo hagan sin oposición. Si te devalúas frente a los demás, los demás


empezarán a devaluarte y no creerán en tus habilidades; si otros sobrepasan el límite


es porque no respetaste el límite primero contigo mismo. Ser cordial no significa dejar


que lo hagan, sino poder respetar al otro respetando tu propio punto de vista. Si no


quieres una palmadita en la espalda, ¡dilo! Escucha tus emociones y las cosas que te


molestan y actúa en consecuencia.


PUEDES DECIR "NO" ASERTIVAMENTE. Escucha la opinión de la otra persona y estate


dispuesto a llegar a un acuerdo, un término medio, respetando las necesidades de


ambos. Usa palabras que no ofendan su persona y su opinión y trata de encontrar lo


que os une. Al mismo tiempo, reservate el derecho de decir "NO" cuando


lo consideres necesario. Afirma tu opinión sin intimidar. Responde de manera


constructiva a las críticas, señala las cosas con las que no estás de acuerdo y expresa tu


estado emocional cuando ciertas cosas te lastimen. Esto te permitirá no solo expresar


plenamente tus puntos de vista, sino también actuar en tu mejor interés respetando al


otro.


"NO": si tenemos el coraje de pronunciar esta pequeña palabra mágica cada vez que nos sintamos obligados por diversas razones a cumplir con la voluntad de los demás, nos haremos fuertes y orgullosos de nosotros mismos, dignos de estima y respeto, sin necesidad de ser maltratados, ni de prevaricar para construir cualquier tipo de relación (afectiva y laboral) de una manera sana, eficaz y en pie de igualdad.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Bohns, V. K., Roghanizad, M. & Xu, A. (2014). Subestimar nuestra influencia sobre el comportamiento y las decisiones poco éticas de los demás. Boletín de Personalidad y Psicología Social, 40,348-362.

  • Newark, D., Flynn, F. & Bohns, V. K. (2014). Una vez mordido, dos veces tímido: el efecto de una negativa pasada en las expectativas de cumplimiento futuro. Psicología Social y Ciencias de la Personalidad, 5, 218-225

  • Simona Baiocco

  • Bohns, V. K., & Flynn, F. J. (2013b). Subestimar nuestra influencia sobre los demás en el trabajo. Investigación en Comportamiento Organizacional, 33, 97-112.

  • Bohns, V. K., & Flynn, F. J. (2013a). Culpa por diseño: Estructurar las organizaciones para provocar la culpa como una reacción afectiva al fracaso. Ciencia de la Organización, 24, 1157-1173.

  • State of Mind. ID Articolo: 43737 - Pubblicato il: 29 maggio 2014 di Francesca Fiore.



31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo