NARCISISMO PERVERSO



Existen diferentes tipos de narcisismo pero el que nos interesa en este artículo es el perfil psicológico del narcisista perverso que es un tipo de narcisista asocial y agresivo, al que se le suma una personalidad manipuladora . Los narcisistas suelen ser personas bastante exhibicionistas y egocéntricas , tienen la necesidad de sentirse apreciados constantemente y muestran poca empatía hacia los demás. Este trastorno de la personalidad provoca graves consecuencias no solo para quien lo padece sino también para todas las personas cercanas a él. A pesar de este comportamiento de superioridad, estas personas suelen tener carencias, por ello, necesitan ser siempre el centro de atención y denigrar a los demás. El narcisismo patológico perverso es, por tanto, un trastorno de la personalidad que puede resultar difícil de manejar. En estos casos, para cualquier duda o ayuda, siempre lo mejor es acudir a un especialista, pero profundizaremos en algunos puntos a continuación .

En este artículo exploraremos diferentes aspectos de esta patología: desde cómo se comporta un narcisista perverso en el amor (y cuando se le deja) hasta las causas de esta patología, que puede radicar en los trastornos y traumas de la infancia y la familia. También hablaremos de los síntomas de esta patología, que se pueden expresar a través de la conducta, el lenguaje y las frases que más suelen usar y que intentaremos analizar.

Antes de continuar, es importante aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de narcisismo y cuando nos referimos a él en una dimensión psicopatológica. En el imaginario colectivo se habla mucho de narcisismo y esta etiqueta se usa mucho para describir a personas "pagadas de sí mismas". También existe una difusión de la idea de que estamos viendo un aumento del narcisismo entre los jóvenes, pero la investigación psicológica actualmente no respalda esta "teoría". Una persona narcisista no es simplemente una persona que no hace nada más que hablar de sus éxitos, o que nunca se cuestiona a sí mismo, es mucho más complejo que eso. Hablamos de trastorno cuando los rasgos del narcisismo perjudican significativamente el funcionamiento de la persona.



Criterios diagnósticos del narcisismo

Para el DSM V, los criterios de diagnóstico para el narcisismo patológico son los siguientes:

  1. Tiene un gran sentido de importancia (por ejemplo, exagera los logros y talentos, espera ser considerado superior sin la motivación adecuada).

  2. Está absorto en fantasías de éxito ilimitado, poder, encanto y belleza, o amor ideal.

  3. Cree que es especial y único y que solo puede ser comprendido por, o debe asistir, a otras personas (o instituciones) especiales o de clase alta.

  4. Requiere una admiración excesiva.

  5. Tiene un sentido de derecho (es decir, la expectativa irrazonable de un trato favorable especial o la satisfacción inmediata de las expectativas).

  6. Aprovecha las relaciones interpersonales (es decir, se aprovecha de otras personas para sus propios fines).

  7. Carece de empatía: incapaz de reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.

  8. A menudo tiene envidia de los demás, cree que los demás le envidian.

  9. Muestra comportamientos o actitudes arrogantes y presuntuosos.




Queremos aclararlo: el objetivo de este artículo no es en absoluto "culpar" y "estigmatizar" a las personas que padecen narcisismo, sino analizar determinadas dinámicas.

El perfil del narcisista perverso

Reconocer a un narcisista perverso no es inmediato: muy a menudo se presentan como personas exitosas, seductoras y agradables. Toma tiempo comprender cómo es en realidad una persona insegura y patológica la que se esconde detrás de esta apariencia , que hace de la manipulación , la adicción y la agresión su fuerza para conquistar y controlar a los demás. Hay síntomas, características y frases típicas del narcisista perverso que pueden ser como una campana de alarma. Muy a menudo, la manipulación y la falta de responsabilidad de las acciones propias, atribuyendo la culpa a otra persona, están interrelacionados. Una de las características de este trastorno es la de estar asociado a un contexto y relación social. Echemos un vistazo más de cerca a las características del narcisista perverso y cuáles son los puntos y actitudes a tener en cuenta cuando pensamos que alguien padece esta patología, para poder reconocer el perfil psicológico de estas personas y aprender a defenderse.




Cómo reconocer a un narcisista perverso: 25 características


Podemos identificar a un narcisista perverso ya que presenta los siguientes rasgos y comportamientos:

  1. Son personas carentes de empatía.

  2. Aparentan ser amables y encantadores, utilizando la seducción para acercarse a sus víctimas.

  3. Si son confrontados, actúan de manera desagradable.

  4. Se pueden volver agresivos y violentos si las situaciones escapan de su control.

  5. Se sienten únicos o especiales, por lo que piensan que solo pueden ser comprendidos por personas de su mismo nivel.

  6. Sienten que tienen el derecho a tener más privilegios que el resto de personas.

  7. Solicitan una excesiva atención y admiración.

  8. Tienen recurrentes fantasías de éxito ilimitado.

  9. Explotan a otros por sus propios intereses y objetivos.

  10. Tienen muestras de envidia persistente.

  11. Muestra comportamientos arrogantes y presuntuosos.

  12. Critican de manera feroz y cruel a aquellos que ven como una amenaza.

  13. Su nivel de sociabilidad es vacío, superficial y falso.

  14. Poseen una autoestima exagerada.

  15. Son personas las cuales intentan escabullirse cuando ven que alguien va a desenmascararlos.

  16. Actúan atacando el amor propio, la confianza en sí mismo y la autoestima de aquellos que le rodean.

  17. Empleará el doble sentido de las palabras para posicionarse como víctima en cualquier situación que le favorezca.

  18. Son personas capaces de razonar de manera muy lógica.

  19. Poseen habilidades para lograr que sus acciones sean justificadas.

  20. Si tiene envidia de las cualidades morales de otras personas, hará lo posible para destruir dichas virtudes.

  21. Son expertos en hablar de forma ambigua lo cual genera confusión en la otra persona. Además, se caracterizan por no acabar sus frases lo cual desestabiliza a sus víctimas.

  22. Suelen mentir continuamente, sin embargo no lo hacen de una manera directa , sino que utilizan insinuaciones y silencios de modo que crea los malentendidos de los cuales podrá obtener beneficios en el futuro.

  23. Utiliza mecanismos de defensa proyectivos en donde hace vivir a otras personas aquello que ellos no pueden soportar.

  24. No son conscientes de su problema. Ellos, según su mente, representan la perfección, por lo que no han de cambiar nada de sí mismos.

  25. Son completamente camaleónicos. Puesto que ni ellos mismos tiene una identidad definida pueden adaptar su forma de ser y sus gustos dependiendo de a quién deseen seducir.

Todas estas actitudes son las características típicas del manipulador afectivo. Es una personalidad que tiende a identificar a las personas con baja autoestima o que tienen más dificultad en ser independientes para así manipularlas y someterlas. A pesar de esto, incluso las personas más autónomas pueden ser también posibles víctimas. Todas estas acciones que realiza son necesarias para que el narcisista perverso llene el vacío continuo que siente y por el que necesita absorber constantemente lo que le falta de los demás: esta es una de las claves a trabajar para desenmascarar a un narcisista. La personalidad del manipulador se caracteriza por determinadas actitudes, como el chantaje emocional y las amenazas, la culpabilidad constante del otro, la denigración o la intromisión para hacer que las personas que están a su lado siempre se sientan en un estado de inseguridad y miedo, así van creando una adicción inducida. Todas estas actitudes llevarán a las personas involucradas en una relación, ya sea laboral o emocional, con una persona que padece este trastorno, a recibir continuamente una imagen negativa de sí misma, terminando por creer que esta imagen es realmente real. Por esto muy a menudo es posible generar sentimientos de ira y venganza hacia un manipulador perverso. Siempre recomendamos que se acuda a un especialista en busca de ayuda si se ha tenido una relación con este tipo de persona. Las frases características de los manipuladores emocionales y relacionales caen dentro de las áreas de las que hablamos anteriormente: es decir, culpa, chantaje emocional y afectivo, denigración y desvalorización de las reacciones y emociones del otro. De hecho, el narcisista perverso se presenta como un manipulador emocional tratando de someter a quienes lo rodean a través de su forma de hacer y su lenguaje. Por eso es importante poner como ejemplo algunas frases que podrían ayudarnos a identificar conductas patológicas. El manipulador perverso siempre intentará obligar al otro a tomar decisiones o aceptar que está sucediendo sin asumir ninguna responsabilidad con frases como:

  • "Si me amas tienes que aceptarlo"

  • "Si quieres continuar con esta relación, tienes que hacerlo"

Si realmente amas a alguien, nunca llevarías al otro a condiciones difíciles de aceptar. Otras frases dirigidas a quitarse cualquier responsabilidad en contextos de disputa o "culpa", tienden usar frases para atribuir la culpa al otro. Si hablas con un narcisista perverso, todas sus exparejas están locos, celosos o todavía enamorados de él, cuando en realidad fue la relación tóxica en sí la que trajo el caos total a la pareja.

  • "Estas loco"

o

  • "Eres bipolar"

o

  • "Estás obsesivamente celoso"

Otras frases típicas del narcisista perverso o manipulador emocional , pueden enfatizar la superioridad emocional ("eres realmente demasiado melodramático" o "eres muy pesado, siempre te ofendes"), o frases relacionadas con decisiones tomadas unilateralmente ("lo hice por tu bien") o menospreciar las decisiones o actitudes del otro ("tú hiciste todo por ti mismo, yo no te pedí nada") llegando al punto de la denigración

(" ¿Quién crees que eres? ”O“ no le gustas a nadie ”) para aislar y menospreciar a la persona que tiene delante. Evidentemente estas frases deben ser tomadas en un contexto muy específico y no aisladas, pero si te encuentras en una situación ambigua no dudes en pedir ayuda a un profesional. ¿ El narcisista perverso se enamora?

La respuesta probablemente sea "no", pero no porque no tenga sentimientos en general. Ya hemos visto anteriormente que el narcisista perverso actúa de esta forma desesperada porque intenta llenar un vacío profundo: el amor no es un sentimiento que surge en estas circunstancias sino que hablamos de adicción y patología. Por eso también le es muy difícil sufrir por amor. Por tanto, en general el narcisista sufre, pero no sufre por amor o por lo que normalmente se asocia a este sentimiento. El narcisismo perverso es una enfermedad que combina el desorden narcisista y antisocial, dando como resultado una personalidad desprovista de empatía, violenta y suspicaz que puede traer miedo, dolor y ansiedad a las personas que la rodean. Muy a menudo el busca personas inseguras para atormentarlas, pero aunque no seas inseguro, el narcisista hará todo lo posible para buscar las debilidades de los demás y explotarlas para hacer vulnerable a la persona con la que se relaciona. Por tanto, es importante reconocer las características de esta patología y buscar inmediatamente la ayuda de un especialista en caso de duda. Según un estudio reciente, se han identificado dos tipos de actitudes implementadas por un narcisista perverso en las relaciones con los demás , entre otras:

  • El humillador: Siempre intenta hacer que el otro se sienta incómodo o conmocionado, a través de historias o actitudes que puedan herirlo directamente, para poder mantener el control de la relación. Muy a menudo, el objetivo final de esta actitud puede ser el sabotaje de la relación en sí.

  • La víctima: Su actitud es controlar la situación haciéndose pasar por víctima: primero contará cuál fue su pasado y luego también traerá su victimización a la relación. Es decir, nunca será culpa suya sino de la persona a su lado. Si tratas de llamar la atención sobre el problema inicial, el narcisista perverso tenderá a huir.

Al narcisista perverso le gusta devaluar a las personas que lo rodean, destruyendo la confianza en sí mismo mediante la crítica constante y señalando sus defectos para poder mantener el control y dominar al otro. Las víctimas favoritas del narcisista perverso son las personas inseguras, pero intentarán ejercer su poder sobre cualquier tipo de personalidad. En este sentido, los celos son uno de los ingredientes predominantes del " amor perverso ": los celos inducidos en el otro, jugando precisamente con las inseguridades, pueden traer grandes dolores y sufrimientos. Al narcisista perverso le encanta conquistar y ser idolatrado, por eso le encanta rodearse de gente celosa por:

  • Reforzar sus rasgos megalómanos

  • Fácilmente puede pasar de ser una víctima cuando confía en los demás debido a los "celos paranoicos" con los que se encuentra.

  • Las personas celosas son fácilmente manipuladas, es evidente el origen de su inseguridad

  • Las personas celosas son fácilmente culpabilizables (jugando con los celos excesivos)

Pero, ¿cuándo está celoso el narcisista perverso? Normalmente usa este tipo de sentimiento para enmascarar una manipulación del otro, por ejemplo, en el caso de que el otro lo esté abandonando.


Terminar una relación con un narcisista perverso es complicado por muchas razones, provocadas por la dinámica de adicción y manipulación que se ha desarrollado en la relación. El abandono y el rechazo son inaceptables para el narcisista que ve al otro como propiedad suya y el abandono como un ataque a su identidad: la reacción del narcisista es tender una trampa para recuperar a su víctima. Cuando se abandona al narcisista , se pueden encontrar algunos patrones y comportamientos recurrentes que se repiten secuencial o repetidamente:

  • Silencio y dejar que el otro cocine en su propio caldo. Normalmente el narcisista conoce bien a su pareja y sabe que el silencio hará que el otro se desgaste, quizás combinado con algunos mensajes subliminales en las redes sociales o a través de amigos y conocidos. No se puede decir cuánto durará el silencio del narcisista , pero se puede asumir fácilmente que si el arma del silencio no funciona el narcisista pronto cambiará a una segunda táctica.

  • Culpar. El segundo paso se refiere al intento de destruir la autoestima del otro: un comportamiento probablemente ya implementado constantemente en la relación a la que el otro es, por tanto, sensible. Al utilizar las esferas social, afectiva y personal del otro, desde la moral a la familia, desde la sexualidad a los afectos, el narcisista intentará recuperar el control sobre el otro induciéndolo a creer que la relación es la mejor relación que puede anhelar.

  • Elogiar al otro diciendo o prometiendo lo que el otro quiere escuchar o recibir. Desde las desapasionadas declaraciones de amor hasta las promesas de construir una familia o un nuevo proyecto. Obviamente, la adulación es solo un gancho para recuperar a la víctima y devolverla a una relación tóxica, donde nada de lo prometido se hará realidad.

  • El último paso representa el ápice de la dependencia emocional y el punto máximo de la patología: el síntoma. Es decir, el narcisista se encuentra repentinamente enfermo o con un trauma y necesita a su pareja nuevamente. No es necesariamente una cuestión de mentiras: el narcisista puede enfermarse de verdad y utilizar su condición para ejercer su manipulación sobre el otro.

Todos los patrones pueden repetirse varias veces, creando un vórtice de total confusión, que puede conducir a un acercamiento. Cuando dejas a un narcisista , tienes que estar preparado para no volver a caer en su trampa porque el narcisista siempre vuelve. No hay tiempos precisos, porque el regreso puede darse incluso después de años del final de la relación: el narcisista patológico perverso no acepta ser olvidado y tiene una necesidad continua de ejercer su dominio tanto sobre su pasado como sobre su presente. Las metodologías de "regreso", en cambio , pueden variar: puede haber acciones continuas pero de bajo compromiso como un pequeño mensaje, hasta acciones más insistentes y exigentes como el regreso de un cortejo pesado y una presencia continua , que también podría conducir a la agresión, si la víctima no responde o es ambivalente. Identificar estos comportamientos y saber separarlos del noviazgo o del amor sano es importante: puede asegurar que la víctima no vuelva a caer en la trampa del amor perverso. Es importante entender que el narcisista no regresa porque esté enamorado, sino porque necesita no ser olvidado y puede tener varias relaciones al mismo tiempo, y luego, una vez que esté cansado, pasar a otra cosa. Pero incluso cuando el narcisista se rinde, no significa que no regresará en el futuro. Deshacerse de un narcisista perverso requiere tiempo y ayuda psicológica, porque tienes que reconstruir una imagen de ti mismo que ha sido destrozada. El primer paso para salir de las trampas del narcisista perverso es recuperar el respeto por uno mismo y la fuerza para dejarlo en sus dudas y sufrimientos, liberándose del círculo vicioso que se ha creado.



¿Cómo lidiar con un narcisista perverso?

Después de pasar tiempo con un narcisista y ser vilipendiado, ofendido muy a menudo lo único en lo que se puede pensar es en la venganza. Aniquilar, destruir y castigar a un narcisista perverso. Estos pensamientos se instalan obsesivamente en nuestra mente buscando la mejor manera de expresarse. Aprenda a deshacerse de estos pensamientos. Pero para no volver a caer en la trampa y el juego del manipulador, primero debemos subrayar algunas cosas. A pesar de la apariencia, las personas que padecen este trastorno ya viven en infiernos personales donde odian todo y a todos, y no son personas felices. Lo mejor será centrarnos en el equilibrio que hemos perdido, en nosotros mismos e intentar restaurarlo centrándonos en algunos puntos:

  • La necesidad de corregir los males sufridos y el sentido de la justicia y la equidad son necesidades humanas fundamentales que deben restablecerse después de una relación con una persona narcisista. La venganza no se considera la mejor manera de restablecer este equilibrio: Corremos el riesgo de enredarse nuevamente en los juegos de poder y empeorar la situación. Puede consultar a un especialista si se siente atrapado en el síndrome de estrés postraumático.

  • Intenta recordarte a ti mismo que eres importante. Nuevamente, paso a paso es importante que intente reconstruir su autoestima y una imagen positiva de sí mismo.

En este sentido es importante entender que tratar de castigar a un narcisista perverso no es la solución : hemos visto que los narcisistas perversos son hábiles manipuladores y seductores, y juegan con nuestras debilidades. Volver a este juego es peligroso: incluso si creemos racionalmente que podemos enfrentarlo, estas personas saben cómo manipularnos aprovechando nuestras inseguridades, y es muy fácil volver a caer en este juego e involucrarse. Ser víctima de un narcisista manipulador perverso trae mucho dolor, y es normal albergar sentimientos de ira y venganza, pero si tienes dudas o sentimientos sin resolver, el consejo es buscar ayuda de un especialista y abordar el problema con terapia. Sin embargo, existen algunas técnicas que podemos poner en práctica para intentar frenar el dolor que puede provocar un narcisista perverso una vez que se queda. Como por ejemplo:


Contacto cero: ignorar y no buscar

El no contacto es una técnica que se puede utilizar para terminar una relación con un narcisista (y no solo eso: incluso en el caso de cualquier tipo de abuso emocional puede ser un método para defenderse). El principio de no contacto en psicología no se perfila como una forma de castigo o venganza , sino como una forma de salvaguardar a la víctima para que encuentre el espacio y el tiempo para sanar de las heridas sufridas en la relación tóxica. Este principio no se basa en no buscarlo para que vuelva , sino en no buscarlo para sacarlo de nuestra vida. Ignorar a un narcisista puede ser la única forma de sacarlo de nuestra vida. El no contacto incluye todas las formas de comunicación posibles: redes sociales, desde el teléfono hasta cualquier tipo de comunicación. Por eso es importante seguir un camino de auto-reconstrucción, con tiempo y calma, posiblemente acompañado de un experto en la atención de las víctimas de esta patología.

La familia y los narcisistas

Por lo general, el narcisista ha experimentado un trauma, especialmente en la infancia. A menudo carecía de la atención de sus padres , especialmente de su madre, o tenía que crecer rápidamente debido a los antecedentes familiares. Una de las razones que pueden desencadenar este tipo de trastorno también puede residir en la carga de expectativas que uno de los dos padres, más a menudo la madre del narcisista perverso, derrama sobre el niño. Esto puede llevar a una idealización del niño por parte del padre, creando una relación poco afectiva, que carece de empatía, que descuida las necesidades del niño y que siempre tiende a justificar o elogiar al niño, sin crear límites reales o reglas a respetar. En cualquier caso, el trastorno narcisista de la personalidad puede derivar de una búsqueda constante de la atención que no ha tenido de los familiares, para buscar ese amor incondicional que ha fracasado.

La relación entre el narcisista patológico y los niños ciertamente no es una relación serena y puede crear desequilibrios considerables en los niños. Identificar a un padre narcisista puede no ser fácil para un niño: habiendo estado acostumbrado a un cierto tipo de amor o presión psicológica todo el tiempo, es posible que no pueda distinguir el amor patológico del sano. El primer punto que se puede reflexionar se refiere al hecho de que el padre narcisista intentará realizarse a través de los hijos, o de un niño en particular: elegirá a quien considere más potencialmente inclinado a cumplir sus deseos de grandeza. Pero esto en detrimento de las inclinaciones y potencialidades naturales del niño, que se dejarán de lado en favor de la dimensión narcisista de los padres , a través de una presión psicológica muy fuerte sobre el niño.

Para llevar a cabo este proyecto, el padre narcisista utilizará la manipulación de los niños a través de las armas típicas de este trastorno: la agresión, el sentimiento de culpa, el chantaje emocional, etc. para asegurar que el niño siempre se vea minado en su autoestima e independencia. En este punto, obviamente, se produce el momento de la codependencia hacia los padres. Junto a estas dinámicas, hay que señalar otros dos puntos: el primero se refiere a la esfera afectiva y se define como descuido, mientras que el segundo caso se refiere a la exaltación de la imagen, todo en este mismo período evolutivo. En el primer caso hablamos de abandono , porque el padre está presente físicamente, pero no emocionalmente: de esta forma el niño crecerá con un enorme vacío emocional, porque en realidad nunca ha recibido afecto. El segundo punto a considerar es el hecho de que en la era de Internet y las redes sociales , a los padres narcisistas se les ofrece la oportunidad de potenciar su imagen y mostrar a otros padres lo buenos y perfectos que son (obviamente estamos hablando de acciones compulsivas y megalomaníacas, demostraciones no normales y saludables de entusiasmo hacia los hijos)



Hemos visto que los padres que sufren de trastorno narcisista tienden a aniquilar y traumatizar la personalidad de sus hijos y por ello pueden causar graves daños: de hecho hoy hablamos de " víctimas de abuso narcisista " para aquellas personas que han tenido padres narcisistas cerca de ellos y han desarrollado personalidades postraumáticas. En el caso de un padre narcisista, la situación que se presenta es la de un déspota que genera sentimientos de culpa y ansiedad hacia sus "súbditos" siempre que las cosas no salen como él dice o se comportan de manera diferente a lo que él cree que es correcto, con la excusa de mantener unida a la familia y que lo que él decide es lo mejor para todos. Por supuesto, los sentimientos nunca se calculan ni se expresan, y los niños se reducen a objetos para ser utilizados y manipulados para lograr sus objetivos. Además, en estos casos será difícil pedir ayuda al padre "no patológico", porque también estará bajo el control del padre narcisista. Esto hace que los niños se sientan aún más vacíos y solos. Pero eso no es todo. Normalmente al padre narcisista le gusta poner a los niños en competencia, siempre apoyando a uno a favor del otro. Hacerlo socava completamente las bases para crear cualquier tipo de relación saludable dentro de la familia. Normalmente, pero no necesariamente, el padre narcisista puede dañar más a sus hijos, ya que tenderá a ver esto como una extensión de su propia personalidad y le enseñará a devaluar todo lo que le rodea. También en este caso se puede encontrar un posible mecanismo de defensa en la teoría del no contacto, que debe incluir la distancia tanto física como psicológica , creando así una forma de distanciarnos de los insultos, chantajes y estrategias de manipulación del padre narcisista (perverso o no).


Terapia para el trastorno de la personalidad narcisista

El tratamiento más adecuado para el trastorno narcisista de la personalidad es el tratamiento psicoterapéutico, posiblemente asociado a la farmacoterapia. La mayoría de las veces, las personas con trastorno narcisista de la personalidad se someten a un tratamiento psicoterapéutico cuando desarrollan estados depresivos que ya no pueden mantener. La depresión narcisista subyacente es la percepción de una profunda discrepancia entre las expectativas idealizadas y la realidad. Esta condición también produce una sensación de desesperación, ligada por un lado a la conclusión de que "las cosas nunca van realmente bien y los sueños nunca se harán realidad", por otro lado a la exclusión de los contactos sociales, para no exponerse a situaciones negativas y a juicios sobre su propia condición de sufrimiento. Junto a estos estados depresivos, se ha observado la existencia de otros cuadros sintomáticos o problemas de comportamiento que pueden inducir a las personas con trastorno narcisista de la personalidad a someterse a psicoterapia. En concreto, ha surgido sujetos con estos sujetos que pueden desear acabar con el malestar generado por trastornos concomitantes como: ansiedad social, hipocondría o abuso de sustancias psicoactivas y alcohol. Los síntomas de ansiedad y depresión y otros síntomas emocionales constituyen el primer objetivo del tratamiento. La terapia con medicamentos a menudo puede ayudar. Los medicamentos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden reducir tanto la depresión como la impulsividad. Los medicamentos anticonvulsivos pueden ayudar a reducir las rabietas y los comportamientos impulsivos. Se ha demostrado que la risperidona es útil tanto con la depresión como con la despersonalización que caracterizan el trastorno límite de la personalidad. La terapia cognitivo-conductual implica intervenciones destinadas a identificar formas de pensar disfuncionales y reemplazarlas por otras más adaptativas y realistas. Específicamente, se utilizan técnicas para corregir las distorsiones del pensamiento típicas del trastorno narcisista de la personalidad , una de las cuales es "pensar todo o nada", que consiste en la tendencia de los narcisistas a considerarse maravillosamente superiores o completamente inútiles. Reestructurar esta forma de pensar puede ayudar a los pacientes a limitar la exagerada importancia personal y reemplazarla con creencias alternativas.





Bibliografía

1 https://fr.wikipedia.org/wiki/Perversion_narcissique

2 https://www.psychanalyste-bouchoux.fr/

3 https://www.psychologytoday.com/us/blog/understanding-narcissism/201810/are-you-dealing-malignant-narcissist

4 GuidaPsicologi.it

5. https://www.psychologytoday.com/intl/blog/neurosagacity/201702/how-tell-youre-dealing-malignant-narcissist