Dormir despierto. Crisis de ausencia:

Convulsiones psicogénicas no epilépticas



Las convulsiones psicogénicas no epilépticas (PNES)son ataques incapacitantes e inquietantes que se parecen mucho a una convulsión epiléptica. Las personas pueden presentar ataques con o sin contracciones de una parte del cuerpo o ataques en los que simplemente "pierden el conocimiento" a menudo durante mucho tiempo, o simplemente se quedan en blanco. Representan uno de los síntomas funcionales/disociativos más comunes observados en la neurología. Las convulsiones psicogénicas no epilépticas en la literatura también se denominan "ataques disociativos", "ataques no epilépticos", "crisis disociativas", "crisis psicogénicas" y "crisis/ataques funcionales". A diferencia de la epilepsia, los ataques disociativos no se deben a una actividad eléctrica anormal en el cerebro u otra enfermedad neurológica. Se deben a un problema transitorio del funcionamiento del sistema nervioso,como sucede durante un estado de trance. Son ataques potencialmente tratables, aunque no siempre fácilmente.

Son un problema bastante más común de lo que podría pensarse. Un alto porcentaje de personas llevadas al hospital bajo sospecha de epilepsia grave en realidad tienen ataques disociativos. Algunos pacientes con convulsiones disociativas pueden recibir, en algún momento de su historia clínica, el diagnóstico incorrecto de "epilepsia" e incluso pueden encontrarse tomando una medicación antiepiléptica.

¿Cuáles son las características típicas?

Hay varios tipos:

  • El tipo más común es similar a las convulsiones epilépticas (convulsiones tónicas obtónicas generalizadas). Estos implican movimientos obvios de brazos, piernas, cabeza y tronco, así como la pérdida de conciencia y caen en el suelo.

  • Algunas personas pierden el control de la vejiga, se muerden la lengua o se lesionan. En otros producen un endurecimiento o temblores menos evidentes.

  • En el tercer tipo común de PNES, las personas se atascan, en una situación de congelación. Es posible que no se muevan en absoluto o se muevan sólo ligeramente. Se quedan abstraídos, idos, en las nubes...

La mayoría de las personas parecen inconscientes, aunque pueden mostrar signos de ser capaces de reaccionar a su entorno hasta cierto punto (como al lenguaje, hacer gestos u otros movimientos con un propósito determinado). Algunos pueden ser capaces de hablar mientras tienen un ataque y seguir las órdenes. Algunas de estas ausencias pueden tener una duración muy corta de unos pocos segundos, mientras que otras pueden ser muy largas, a veces duran horas.



¿Existen síntomas y/o signos que, si están presentes, puedan confirmar el diagnóstico de PNES?

Recientemente, la LIGA INTERNACIONAL CONTRA LA EPILEPSIA ha propuesto un sistema de diagnóstico "paso a paso", con diferentes investigaciones y aspectos clínicos necesarios para los distintos niveles de certeza diagnóstica. Sin embargo, no existen procedimientos estandarizados para el diagnóstico de PNES en la práctica clínica. Además, son escasos los datos sobre la aparición de patologías psiquiátricas en personas con PNES, sobre los aspectos éticos relacionados con el diagnóstico y sobre la estrategia terapéutica, psicológica y/o farmacológica óptima. Para hacer un diagnóstico de PNES es necesario que el profesional sea un experto en el diagnóstico de epilepsia. Las dos afecciones pueden parecer muy similares, incluso a los observadores experimentados como paramédicos, enfermeras, psicoterapeutas, incluso médicos. Sin embargo, existen diferencias sutiles entre los ataques no epilépticos y las convulsiones epilépticas. Estas no siempre están presentes en todos los ataques, y algunas personas pueden experimentar algunos síntomas de convulsiones epilépticas incluso si sus convulsiones epilépticas son PNES.






¿Cómo suceden? Las crisis de ausencia son un problema complejo. Se desarrollan por diferentes razones de una persona a otra. A menudo, los síntomas van acompañados de sentimientos de frustración, preocupación y depresión, pero estos no son la causa del problema. Se reconocen varias y diferentes situaciones en las que pueden aparecer ataques disociativos:

  • Aleatoriamente – Uno de los aspectos más confusos de estos ataques es que a menudo se desarrollan repentinamente, sin ninguna advertencia;

  • En reposo, en ausencia de distracciones – Los ataques disociativos y los estados relacionados con el "trance" son más propensos a desarrollarse cuando estás descansando sin hacer nada especial, por ejemplo en la cama o en el sofá. Si estás distraído o te concentras en otra cosa, es difícil que la sensación de "trance" tome el control;

  • Asociado con la hiperventilación – En algunas personas, estos ataques pueden desarrollarse en presencia de respiración corta y rápida llamada "hiperventilación". Otros síntomas físicos que se pueden sentir durante un ataque son los sofocos, sensación de constricción torácica y hormigueo en las manos. A veces estos síntomas aparecen como parte de un "ataque de pánico";

  • Asociado con la despersonalización/desrealización – Estos términos describen síntomas disociativos que algunas personas pueden experimentar durante sus convulsiones disociativas. Generalmente es la sensación perturbadora de que las cosas a su alrededor no son "reales", que su cuerpo no está "conectado", o que todo está lejos y extraño.





¿Por qué suceden? Está claro que tales crisis pueden estar vinculadas concretamente a experiencias de vida "patológicas" y a una mala capacidad de adaptación de la persona en su vida diaria. Esto conduce a una dificultad adicional: el hecho de que los síntomas de PNES son predominantemente físicos para la mayoría de las personas, lo que puede hacer que sea muy difícil para ellos entender que sus ataques no tienen una causa física identificable como la epilepsia. Por ejemplo, se ha demostrado que los pacientes con PNES son menos propensos que los pacientes con epilepsia a ver factores psicológicos como relevantes para sus síntomas y más propensos a negar que han sufrido estrés vital. Los pacientes con PNES también son más propensos a reportar un locus de control externo para sus ataques, lo que significa que son más propensos a ver sus ataques como impredecibles y dirigidos por algo fuera de su control. En cualquier caso, los estudios científicos siguen siendo insuficientes para establecer un marco diagnóstico y etiopatogénico bastante coherente. Los expertos hacen hincapié en la indicación de la psicoterapia, y una asistencia multidisciplinar. También acuerdan abstenerse de los tratamientos farmacológicos dirigidos a PNES en niños y adolescentes, adultos o ancianos hasta que se produzcan en apoyo de una eficacia terapéutica documentada. El tratamiento farmacológico puede ser apropiado si se dirige a tratar cualquier trastorno psiquiátrico en comorbilidad. Conferencia Nacional de Consenso sobre Crisis Psicogénicas No Epilépticas (PNES).(2017)




En los ataques disociativos todas las partes del sistema nervioso están intactas, el problema es que no funcionan correctamente. El médico hará el diagnóstico después de escuchar la descripción de un ataque y ponerse en contacto con personas que hayan sido testigos de uno de los ataques. En pacientes con ataques disociativos, las pruebas de neuroimagen (TC, RM) y otras investigaciones (como electroencefalograma o EEG) son normales.


¿ Me lo estoy imaginando ? La respuesta es "no". Algunas personas, que experimentan estos síntomas por primera vez, piensan que están a punto de morir. Usted puede experimentar la sensación de "escapar del cuerpo" durante uno de estos ataques. A menudo la gente dice ser consciente de la presencia de las personas a su lado, pero sentirse incapaz de hablar con ellos. En más de la mitad de los casos, los pacientes con ataques disociativos tienen una breve "advertencia" antes del ataque. Otros pacientes no tienen advertencia. Aprender a reconocer esta fase de "advertencia", aprender a prolongarla, darse cuenta de cómo estos ataques son de alguna manera la respuesta de su cuerpo a ciertos síntomas, puede desempeñar un papel clave en el aprendizaje de cómo superar los ataques disociativos.




Referencias Dimsdale JE. Investigación sobre Somatización y Trastornos de Síntomas Somáticos: Ars longa, vita brevis. Psicosom Med. 2017 Nov/Dic; 79(9):971-973. PMID: 28976443. De Toffol, J. Biberon, C. Hingray, W. El-Hage, Psychogenic Non-Epileptic Seizure (CNEP), Volume , Issue , /2016, Pages , ISSN 1634-7072, http://dx.doi.org/10.1016/S1634-7072(16)753-7 Arain AM, Hamadani AM, Islam S, Abou-Khalil BW. Predictores de remisión temprana de convulsiones después del diagnóstico de convulsiones psicogénicas no epilépticas. Epilepsia y Comportamiento 2007;11:409–412. LaFrance WC, Baird GL, Barry JJ, Blum AS, Frank Webb A, Keitner GI, Machan JT, Miller I, Szaflarski JP; Consorcio NES Treatment Trial (NEST-T). (2014). Ensayo de tratamiento piloto para convulsiones psicogénicas no epilépticas. JAMA Psiquiatría 1997;71:997-1005. Conwill M, Oakley L, Evans K, Cavanna AE. Intervención de terapia grupal basada en TCC para ataques no epilépticos y otros síntomas neurológicos funcionales: Un estudio piloto. Epilepsia y Comportamiento 2014;34 68–72. Jon Stone MBChB FRCP PhD, Neurólogo Consultor (NHS Lothian), https://www.neurosymptoms.org/











23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2014 by PSIGE. Proudly created with Wix.com