Depresión Adolescente ¿Cuando preocuparnos?




La depresión es una condición psicológica que puede ocurrir a cualquier edad de la vida, pero en diferentes formas. De hecho, hay varios tipos de depresión que pueden ser más o menos graves.


Los estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2020 son bastante preocupantes, y predicen que uno de cada cinco niños tendrá un trastorno mental. Por lo tanto, es probable que aumente la carga de la discapacidad relacionada con los trastornos mentales en los jóvenes y la depresión es la segunda causa de malestar entre todas las condiciones comórbidas.





Así como es importante no confundir una condición de luto o tristeza con la condición de la enfermedad de la depresión, es igualmente importante reconocer oportunamente los posibles signos de depresión, que a veces también adopta formas enmascaradas u ocultas (sin manifestar, por ejemplo, una condición de tristeza).

Entonces, ¿cómo saber cuando estamos en presencia de una depresión? Sólo un profesional es capaz de hacer esto y también es capaz de distinguir entre diferentes formas de malestar o depresión. Por lo tanto, es importante si hay dudas poder realizar una evaluación cuidadosa y profesional, para poder reconocer la enfermedad y poder llegar a un diagnóstico y tratamiento adecuados.


Analicemos el contexto para entender mejor el significado de la depresión o experiencias depresivas en la adolescencia. No hay duda de que es una etapa de desarrollo caracterizada por manifestaciones que a menudo son temporales y tormentosas, a veces son exageradas, e incluso, una tragedia puede pasar en poco tiempo. Los adolescentes pasan por fases en las que están profundamente aburridos, tristes, descontentos y pasan sus horas observando cómo sus vidas fluyen sin hacer nada y luego, de repente, cuando surge la oportunidad, se levantan y se olvidan de todo.

Los jóvenes viven en un estado de gran incertidumbre e inestabilidad y muy a menudo están nerviosos, irascibles e irritables.


La adolescencia es un período de profundas transformaciones e inquietudes. El niño y la niña pierden el equilibrio que habían logrado durante la infancia, consigo mismos y con su entorno, y deben encontrar nuevos equilibrios y adaptaciones. Este es un trabajo psíquico real que está lejos de ser fácil, tanto para el adolescente como para su familia.





Todos los adolescentes sufren, hasta cierto punto, porque se enfrentan a importantes pérdidas:

· la pérdida del cuerpo del niño , con su "quietud" y la estabilidad de su imagen

· la pérdida de la omnipotencia infantil , es decir, la sensación de ser y convertirse en cualquier cosa

· La pérdida del vínculo con los padres de la infancia, que vivió como puntos de referencia absolutos

¡Todo esto ha llevado a algunos autores a preguntarse no tanto por qué algunos adolescentes están deprimidos, sino cómo todos los demás no lo están!


En la adolescencia, el cuerpo se transforma profundamente y esto corresponde a una gran "fatiga mental" que el adolescente debe hacer para reorganizar la autoimagen , aceptar la nueva forma del cuerpo y las nuevas sensaciones que de él se derivan y su estado en comparación con los demás.

La niña y el niño deben "tomar las medidas" de un cuerpo que cambia rápidamente: se sienten incómodos, torpes . Esto puede llevarlos a distanciarse de algunas actividades de la infancia, tanto deportivas como culturales. Los impulsos sexuales irrumpen en la escena, perturbando el equilibrio hasta entonces alcanzado, creando tensión y nerviosismo.

El adolescente se pregunta ansiosamente sobre su cuerpo y sus cambios, se mira en el espejo durante mucho tiempo, se siente insatisfecho, inseguro con su imagen, puede vivir algunas partes de sí mismo como deformado ( dismorfia ) o desarrollar preocupaciones por su propia salud ( hipocondría ).


Además de los cambios físicos, se agregan los cambios que el adolescente hace en su cuerpo como vehículo para los intercambios sociales : la forma de vestirse, el peinado, las actitudes, para distanciarse de los hábitos de la infancia y los padres y construir el nuevo yo .

En este proceso, las puertas se abren a la sensación de desconcierto y la pregunta angustiada: ¿ quién soy yo? El adolescente ya no es un niño y debe luchar para encontrar un adulto. Está en la línea de salida: sabe lo que ya no es, pero aún no sabe lo que será.

Al crecer, el adolescente se define a sí mismo , y cuanto más se define a sí mismo, más pierde la posibilidad de ser todo, es decir, la omnipotencia infantil . Además, debe renunciar a los padres de la infancia , que a los ojos de los niños saben todo y pueden hacerlo todo, para bien o para mal. Aprende que los padres son seres humanos falibles y esto lo confunde y lo asusta: ya no puede recurrir a ellos para ser guiado y protegido, debe aprender a contar consigo mismo .





El aburrimiento, la apatía, la tristeza y los cambios de humor son en cierta medida "normales" en la adolescencia y son parte del proceso de crecimiento. El niño y la niña son tomados por profundos inquietudes internas y por emociones fuertes e intensas, hacia los cuales se defienden como pueden.

El adolescente a menudo se deja llevar por el aburrimiento , por la falta de interés en todo, tiene la sensación de que el tiempo nunca pasa, que no hay nada que valga la pena hacer. Este aburrimiento es precisamente una defensa contra las emociones experimentadas como violentas y peligrosas, pero también, a veces, contra una depresión real. Es por eso que la actitud aburrida y pasiva no debe ser excesivamente criticada o dirigida por los padres.

Típico también es un estado de tristeza indefinida , que da paso a la emoción cuando algo repentinamente captura al adolescente emocionalmente, por lo que pasa de la exuberancia alegre a momentos de aislamiento y postración. La inestabilidad del estado de ánimo no debería preocuparse demasiado ni pensar que el niño no es sincero.

El adolescente también puede defenderse de los estados depresivos sumergiéndose en actividades totalizadoras (música, videojuegos) o conductas impulsivas , a veces peligrosas como: alta velocidad, alcohol o sustancias narcóticas, etc.


¿Cuando preocuparse?


Si es cierto que los adolescentes pueden ser apáticos, malhumorados, tener cambios de humor o experimentar períodos de tristeza o ansiedad, pero se debe tener cuidado y controlar que estos estados sean intermitentes , es decir, que el niño o la niña mantengan sus intereses positivos. : compromiso con la escuela, intereses, amistades, sin pasar por cierres excesivos o comportamientos autodestructivos .

Para los ojos no expertos, no es fácil distinguir una depresión clínica en la adolescencia, porque los adolescentes rara vez se muestran abiertamente deprimidos o se declaran así.


Un signo importante de depresión es la desaceleración psicomotora , es decir, una desaceleración que ocurre tanto en el nivel físico-motor (cansancio, apatía, falta de energía) como en el del pensamiento (pérdida de fluidez y conexión entre ideas, lentitud y empobrecimiento de pensamiento).

El adolescente deprimido es invadido por pensamientos del tipo : todo es inútil, no sirvo para nada, nunca lo lograré , soy feo, todos se burlan de mí , es mi culpa , no soy lo suficientemente interesante , nadie me ama .

La sensación de devaluación también puede afectar las relaciones con los compañeros : el adolescente no se siente a la altura, por lo tanto, se cierra a sí mismo, no tiene ganas de tratar con los demás.

La pérdida de interés o placer a veces se declara abiertamente: desinterés en la escuela, en las relaciones con los compañeros, por la práctica deportiva o cultural. En algunos casos, esto se expresa con una declaración : lo único que me interesa es ... (escuchar música). La falta de energía , la fatiga al hacer todo, son una característica típica de la depresión, que puede o no estar relacionada con la pérdida de interés.

El estado de ánimo triste alterna con la ansiedad : son frecuentes los episodios de llanto y el miedo a "estallar". A veces, la ansiedad es alimentada por el miedo a los sentimientos de tristeza y los pensamientos angustiosos relacionados con el estado depresivo.

Somos testigos de un retiro social, familiar y emocional: el adolescente se cierra en su habitación durante horas, permanece indiferente frente al televisor, se aísla del grupo. Cuando el estado depresivo afecta la capacidad de prestar atención y concentración y baja la calificación escolar , esto se experimenta como una catástrofe , lo que confirma la sensación de no valer nada. Puedes tener un aparente desinterés en la escuela, en realidad debido al temor de no lograrlo . A menudo, los padres y los maestros interpretan estas dificultades como un signo de pereza, con un mayor daño a la autoestima del adolescente.




La observación de estas actitudes es fundamental porque cuando la anhedonia (la incapacidad de un paciente para sentir placer, incluso en circunstancias y actividades normalmente agradables como dormir, alimentarse, experiencias sexuales y contacto social) también es visible para los demás, el adolescente ya ha estado deprimido durante bastante tiempo. La depresión es un trastorno que perturba la vida emocional del adolescente, y no se externaliza, que se manifiesta con comportamientos dirigidos al exterior (agresión, ira, inquietud). Por esta razón se necesita algún tiempo tanto para que otros lo reconozcan, como para los propios pacientes que no se dan cuenta de que su pensamiento y sus respuestas emocionales son perturbadoras.

Un hecho importante a recordar es que estos comportamientos NO siempre pueden ser considerados fisiológicos y "normales".

Incluso en la adolescencia es importante no confundir la condición de la depresión de la dolorosa reflexión sobre uno mismo y el sentido de existencia que puede ser común en esta etapa de la vida.

La evaluación del estado depresivo en la adolescencia no es simple, ya que en esta fase de la vida la depresión generalmente ocurre en forma enmascarada . A diferencia del adulto, el adolescente no tiene una " máscara depresiva ": su cara no se ve deprimida, rara vez se declara triste, incluso si puede decir que está aburrido, que tiene la cabeza vacía, que está cansado de todo. .




Sin embargo, hay síntomas importantes asociados con los estados depresivos, cuya presencia e intensidad deben ser evaluados por un médico experto, ya que no siempre son evidentes de inmediato:


· Desaceleración psicomotora : cansancio, apatía, falta de energía, pérdida de fluidez de ideas y empobrecimiento del pensamiento;

· Trastornos del sueño : dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes, pesadillas, sueño excesivo;

· Trastornos alimentarios : pérdida de apetito, restricciones alimentarias, atracones, alimentación desordenada;

· Sentimientos de devaluación , ideas de indignidad y culpa;

· Retraimiento social y aislamiento;

· Pérdida de interés en actividades habituales;

· Dificultad en la atención y concentración ;

· Problemas escolares , disminución del rendimiento;

· Ansiedad , agitación, hechizos de llanto ;

· Ideas de muerte e intentos de suicidio .


Otros síntomas, por otro lado, constituyen equivalentes depresivos , es decir, aparecen en el lugar del estado de ánimo deprimido, lo enmascaran y hacen que sea más difícil evaluarlo:


· Trastornos de conducta : desobediencia, ausencias injustificadas de la escuela, crisis de ira, escapes, conducta delictiva;

· Conducta impulsiva y peligrosa (abuso de alcohol o drogas, conducta sexual desordenada, alta velocidad, peleas, etc.);

· Autodestrucción : tendencias masoquistas, auto-sabotaje, predisposición a accidentes;

· Formación de una identidad negativa , tendencia a llamar la atención ;

· Falta de energía , cansancio, aburrimiento;

· Nerviosismo , hiperactividad, agresión, inestabilidad;

· Preocupaciones relacionadas con la escuela, fobia escolar ;

· Tendencias neuróticas ;

· Trastornos psicosomáticos (gastrointestinales, dermatológicos, respiratorios, alimenticios, etc.);

· Hipocondría (miedo a la enfermedad).


Para que un estado depresivo se clasifique como tal, debe ser duradero y fijo, incluso si no está presente en todo momento . A veces sucede que el niño mantiene una actividad que logra invertir de una manera particular, o que en ciertos momentos del día parece animado y reactivo, y esto puede sugerir que no está realmente deprimido. Por esta razón, la opinión de un experto clínico en edad de desarrollo es importante .

Es raro que el adolescente deprimido busque espontáneamente la ayuda de un adulto, sino que tiende a rechazarlo, a decir que no necesita nada , a parecer indiferente u hostil. Es por eso que es importante que los padres, maestros y terapeutas mismos, frente a los signos inequívocos de sufrimiento descritos anteriormente, se activen de manera apropiada, más allá de lo que parece ser la voluntad del niño de "quedarse en paz".





Todos estos listados pueden ser ALARMAS que deben ser absolutamente monitoreados porque pueden ser un indicador de algo más serio.


En estos años uno debe desarrollar el sentimiento de omnipotencia para encontrar sus propios límites y límites. Las reacciones a decepciones amorosas o amistosas, rupturas o peleas, éxitos y fracasos en la escuela y los deportes, pueden afectar el estado de ánimo del adolescente y afectar la estima y el valor personal, incluso a un nivel muy profundo.


¡Importante! NO debemos caer en el error de pensar que la depresión puede ser un problema que afecta principalmente al adulto. En una sociedad en la que se está cada vez más aislado y solo, y te escondes dentro de un teléfono móvil o te quedas atascado en la Red, el número de adolescentes que sufren de esta patología está creciendo.

En la fase de desarrollo es un problema aún más preocupante porque puede interferir en el proceso de crecimiento, generando inhibiciones y desaceleraciones. En asociación, síntomas psicosomáticos como enfermedades frecuentes, dolores de cabeza, dolores de "vientre" también están presentes debido a la disminución del sistema inmunológico.

Estas experiencias también pueden comprometer entre las personas más jóvenes, en una medida más o menos marcada, la vida diaria, las relaciones con los compañeros de clase, con los amigos, el rendimiento afectivo y escolar, con un alto riesgo de abandonar la escuela. A menudo se encierra en la consola de videojuegos, en Internet, se aísla del mundo del que se siente incomprendido. En estos casos también es muy frecuente el uso o abuso de narcóticos o bebidas alcohólicas que ayudan a no pensar en el sufrimiento. Un hecho alarmante es que la tasa de suicidios, a menudo debido a los episodios depresivos escondidos, también está creciendo exponencialmente.





Algunos estudios han tratado de aislar algunos factores que pueden hacer que los niños sean vulnerables a la aparición de la depresión. Los principales factores de predisposición fueron:

  • Dificultad en el proceso de identificación y separación de las figuras parentales

  • Representaciones negativas de uno mismo y de los demás

  • Presencia de depresión en la familia de origen

  • Negligencia materna

  • Sentimientos de excesiva confianza en los demás

  • Autocrítica y sensación de ineptitud

  • Dinámica relacional familiar

  • Dinámica interpersonal de estilos de apego; el apego se refiere a la propensión innata a buscar la cercanía protectora de una persona significativa cuando es vulnerable a los peligros ambientales de la fatiga, el dolor, la impotencia o la enfermedad (Bowlby, 1969)

  • Experiencias traumáticas

  • Estilo cognitivo, emocional y conductual del niño en riesgo de depresión

  • La influencia de los factores genéticos.





Por qué la intervención temprana es clave


Al igual que con otros trastornos psicológicos, el tratamiento se realiza a través del asesoramiento psicológico para identificar el problema y la psicoterapia para resolverlos.

Los adultos deben tratar de escuchar tanto como sea posible lo que el adolescente quiere decirnos. Hablarles y escucharles.

Aunque la depresión también puede tener resultados dramáticos (como suicidio o comportamientos suicidas) afortunadamente la depresión adolescente responde eficazmente al tratamiento. Cuanto antes reconozcamos el problema y comencemos una terapia, mejor.

Precisamente porque es raro que un adolescente reconozca que está deprimido, (los jóvenes son reacios a mostrarse en un estado de incomodidad que viven como inferioridad) esta condición a menudo no se reconoce.

Los padres, maestros, médicos y cualquier persona cercana a los adolescentes deben tratar de reconocer e intervenir cuando sea necesario confiando en los profesionales.

Una evaluación por parte de un profesional en caso de duda no hace ningún daño y existen terapias efectivas para resolver el trastorno.





En el curso de la evaluación deben surgir todos aquellos aspectos que pueden conducir a la correcta formulación de hipótesis y que permiten la conceptualización del caso, además de los aspectos de la vida del niño o adolescente que representan fortalezas personales.


Los trastornos depresivos no tratados tienen más posibilidades de que se cronifiquen y sean más resistentes a los tratamientos que se comienzan tarde.


En el proceso de tratamiento psicológico contamos, entre otras herramientas,intervenciones de asesoramiento y prevención.


En la primera fase, el asesoramiento siempre es útil. A través de la herramienta de la entrevista, se proporciona información, aclaraciones y consejos relacionados con el trastorno depresivo y los tratamientos disponibles. Este tipo de intervención debe estar dirigida a mejorar áreas de operación más amplias para el niño y su familia.


Hay que tener entrevistas con los padres. Es útil tener una reunión en la que sólo los padres estén presentes, de esta manera el psicólogo tiene la oportunidad de conocer cualquier dificultad psicológica que uno de los padres pueda tener, cualquier problema de vida de una pareja, profundizar en el estilo educativo adoptado hacia el niño o preocupaciones particulares y dificultades de gestión con respecto a la situación presentada.

Es importante también realizar una entrevista en la que estén presentes tanto padres como adolescentes, con el fin de observar directamente las formas de interacción y el estilo de comunicación presente en la familia, así como para obtener una descripción de la situación desde diferentes puntos de vista.

Y finalmente una entrevista con el adolescente para conocer el punto de vista del adolescente en comparación con el de los padres, que puede ser muy diferente. Por otra parte puede sentirse incómodo expresándose frente a los padres y expresar sus propios estados de ánimo o cualquier pensamiento suicida. El médico debe prestar especial atención al uso del vocabulario que debe ser apropiado para el adolescente; conocer expresiones y formas particulares de expresar a los adolescentes fomenta el establecimiento de una relación de colaboración.


El tratamiento más común para abordar la depresión adolescente es la terapia cognitivo-conductual que a veces también involucra a los padres.

La terapia cognitiva conductual se basa en la idea de que una persona que sufre de un trastorno del estado de ánimo está atrapada en un patrón de pensamiento negativo. Los niños deprimidos tienden a calificarse negativamente, interpretar las acciones de los demás de una manera negativa y solo pueden notar la desventaja de los acontecimientos. Hay que enseñar a los adolescentes a desafiar esos pensamientos negativos, a reconocer el patrón y a entrenar para pensar fuera de él.


El modelo cognitivo de la depresión de Beck (1967) implica que, el responsable de la depresión, es un estilo cognitivo en el que las "cogniciones negativas" son centrales. El tema dominante es la pérdida y los pensamientos automáticos se caracterizan por un negativismo generalizado sobre el ser, el mundo y el futuro (tríada cognitiva).


En la Terapia cognitivo-conductual la naturaleza de la relación terapéutica es un aspecto importante en los jóvenes, ya que reconocen en el terapeuta similitudes con las figuras de autoridad, por ejemplo padres y profesores, que generan cierta resonancia con las dificultades que experimentan.

El terapeuta evita una actitud autoritaria, en la que una persona prevalece sobre la otra y, prefiere establecer una relación a través de la escucha reflexiva y empática y la aceptación de la perspectiva del joven, mientras examina posibles alternativas, en un contexto que permite a la persona proponer libremente sus ideas.


La TCC se basa en la colaboración entre el joven paciente y el terapeuta para lograr objetivos compartidos. Uno de los objetivos del tratamiento es la adquisición de habilidades orientadas a problemas y su uso en contextos de la vida real. Citando a

Seligman: "La auténtica felicidad proviene de identificar y cultivar el potencial central y usarlos diariamente en el trabajo, en el amor, en la recreación, en el papel de los padres". Todos tenemos ciertos potenciales que nos identifican y nos pertenecen y que, una vez reconocidos, pueden ser utilizados para producir auténtica felicidad y satisfacción. Las emociones positivas, como las emociones negativas, juegan un papel importante en la evolución: amplían nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales básicos que podemos aprovechar cuando surge una amenaza u oportunidad.

La investigación literaria pone de relieve cómo las intervenciones basadas en el aumento de las habilidades de comunicación y las habilidades sociales son útiles con niños y adolescentes deprimidos con dificultades interpersonales (Donovan y Spence; 2005).




Es posible que la depresión conduzca a la ansiedad: el estado mental negativo de un adolescente deprimido se presta a la incertidumbre. Cuando la autoestima cae y estar cómodo con uno mismo es una quimera, la ansiedad encuentra terreno fértil.

Dos problemas graves que se asocian directamente con la depresión y la ansiedad de los adolescentes son el pensamiento (o comportamiento) suicida y el abuso de sustancias.

El suicidio es la tercera causa de muerte entre adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años, y los datos nos dicen que la mayoría de los chicos que se suicidan han sufrido una enfermedad psiquiátrica. Especialmente en riesgo son los adolescentes que ocultan su depresión y ansiedad de los padres y amigos. Por eso es importante estar atento a los signos de estos trastornos: abstinencia, cambios en el rendimiento escolar, hábitos alimenticios, sueño, actividades que le encanta hacer; incluso cuando los adolescentes no son conscientes de cómo se sienten.

Lo contrario también es cierto: la mayoría de los adolescentes que desarrollan problemas de abuso de sustancias también tienen un trastorno psiquiátrico (ansiedad o depresión), y esta es otra razón importante para pedir tratamiento especializado de manera oportuna.


Afortunadamente, la intervención psicoterapéutica temprana acorta el período de enfermedad y disminuye la probabilidad de perder "piezas" importantes de la vida.


Por lo tanto, como se puede ver, en la literatura se han descrito rasgos y comportamientos que podrían ser parte de una imagen de relativa normalidad en el proceso de crecimiento adolescente o estructurarse como síntomas de depresión. Precisamente por la complejidad diagnóstica y terapéutica que implican los marcos depresivos en la adolescencia, es bueno recurrir a profesionales de la salud mental que pueden intervenir desde el principio tanto en síntomas depresivos específicos como en los factores de riesgo de vulnerabilidad y subjetivos que predisponen a la aparición de la depresión adolescente.







Bibliografía:

- Marcelli D. (1993), Depresión en la adolescencia , Masson, Milán.

- Maura Missing

- van Harmelen, A. L., Gibson, J. L., St Clair, M. C., Owens, M., Brodbeck, J., Dunn, V., Lewis, G., Croudace, T., Jones, P. B., Kievit, R. A., Goodyer, I. M. (2016). Friendships and Family Support Reduce Subsequent Depressive Symptoms in At-Risk Adolescents. PLOS ONE, 11(5).

- Aringolo K. (2008), "Depresión en la infancia y la adolescencia: cómo se ve, cómo se evalúa, cómo se cura" (presentación de Mancini F.), Franco Angeli Editore;

- Dacomo M., Pizzo., (2012), "Childhood Depression: Cognitive Behavioral Therapy with Children and Adolescents", The Mill Publisher;

- Por Pietro M., "Depresiones infantiles", Education-emotiva.it

- Casoni A. (2011),"La soledad del adolescente. Aburrimiento, depresión, adicciones y pánico", Kairos, Centro Clínico y de Investigación;

- Clark D.A.; Beck A.T., Alford B.A. (2001), "Cognitive Theory and Therapy of Depression", Milán, Masson;

- Isola L., Mancini F. (2007), "Cognitive Psychotherapy of Childhood and Adolescence", Milán, Franco Angeli Editore;

- Seligman E.P., (2010), "Construyendo Felicidad. Qué es el optimismo, porque puede mejorar la vida", Sperling & Kupfer Editions;

- Seligman E.P., "Learning Optimism – How to Change Life by Changing Thought", (2009), Giunti Publisher;


0 vistas
  • Instagram
  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2014 by PSIGE. Proudly created with Wix.com